28 sept. 2018

Un homenatge merescut

No es pot parlar de ràdio en valencià sense recordar-se’n de Toni Mestre. És per això que batejar l'estudi 1 de les noves instal•lacions de la ràdio pública valenciana amb el seu nom  és un total encert. 

Este periodista i escriptor va ser, junt amb Amadeu Fabregat, pioner en la conducció d'un programa radiofònic diari en valencià.  “De dalt a baix” va començar a emetre's en 1974 a les ones de Radio Peninsular de Valencia (actual RNE) sota la direcció de Fabregat, encara que Mestre va assumir les regnes del programa poc després. 

Eixa primera etapa va durar fins a l'inici de la dècada dels 80. Però al juny de 1983, amb l'arribada de Fabregat a la direcció nacional de Radio Cadena Española (integrada dins l'ens RTVE) “De dalt a Baix” va tornar a les ones de la Comunitat Valenciana, de dilluns a divendres de 13:30 a 14:00 hores, amb el compromís ferm i inequívoc de difondre el bon ús del valencià. Una de les estructures sintàctiques més utilitzades per Toni en el programa era la de “No és diu..., cal dir....” en un intent encomiable de millorar el nivell de parla valenciana dels seus oients i eradicar castellanismes. 

El programa també va ser el millor altaveu per als músics de la nostra terra. Les cançons d'Ovidi Monllor, Els Pavessos, Lluís Miquel, Raimon, Lluís el Sifoner, Carraixet o Paco Muñoz conformaven la banda sonora diària de l'espai radiofònic de Mestre. De fet, va ser Mestre qui va posar lletra a la cançó “Què vós passa valencians?” que interpretava l'abans mencionat Paco Muñoz i que podeu escoltar més avall.

Un altre dels pilars fonamentals d'eixa mitja hora de ràdio en valencià va ser l'aposta per la vertebració del territori. A més de les veus de Toni Mestre i María Josep Poquet des dels estudis de Radio Cadena a València, també participaven regularment Miquel Martínez des de l'emissora d'Alacant i Josep Miquel Francés des de Castelló. L'emissora de Radio Cadena a Crevillent tenia una intervenció setmanal amb les veus dels seus locutors històrics Cayetano Gomis i Margarita Martínez i, mes endavant, la de l'alcoiana Reme Vidal que es va incorporar a l'emissora amb l'inici de l'èxode des de Crevillent fins a Elx. 

Toni Mestre fins i tot va aconseguir que durant l'emissió del seu programa els indicatius de “Radio Cadena Española” foren canviats per uns específics amb el missatge “Radio Cadena Valenciana, la ràdio d’ací”. A manera de curiositat hem de comentar que l'emissora de Radio Cadena a Utiel no emetia este programa, al ser la seua zona de cobertura de parla castellana (encara sort que no estava el Conseller Marzà en actiu) Lamentablement la transformació de les emissores de Radio Cadena Española en Radio Nacional de España Radio 5 al juliol de 2001 van acabar amb aquell singular i inimitable programa i Toni va acabar llegint notícies en castellà en els butlletins de la nova cadena fins que es va pre-jubilar en aquell mateix 2001. 

Mestre va morir al juliol de 2006, a l'edat de 63 anys, a conseqüència d'un càncer.


26 sept. 2018

La televisión pública no existe

Cuando se parte de una premisa errónea, es complicado llegar a una conclusión meridianamente coherente. En España no existen televisiones públicas, lo que tenemos son “televisiones de gobierno” ya sea nacional o autonómico. Es por ellos que las denuncias que en las últimas semanas inundan los medios de comunicación y las redes sociales por una “gran purga” de profesionales en RTVE no pasan de ser maniobras habituales entre los antes purgadores que ahora son purgados. Obviamente esto también ocurría en la legislatura anterior donde los ahora purgadores eran los purgados. Se trata de un simple intercambio en los papeles. Cualquier visión distinta de la realidad en el “ente público” me parece absolutamente equivocada. Las hordas que ahora ponen el grito en el cielo antes callaban cual meretrices; los que entonces censuraban las prácticas en la radio y la televisión gubernamentales ahora no abren la boca y acatan sin rechistar lo que está ocurriendo.

Hablar de “la mayor purga en la historia de RTVE” no es ninguna exageración. Sólo podría admitirse esa definición si se tiene en cuenta la cantidad de “depuraciones” que se han hecho en muy poco tiempo. Con otros gobiernos este tipo de actuaciones se efectuaban de una manera mas ralentizada que, en cualquier caso, no puede dejar de ser criticada al mismo nivel que lo que está ocurriendo ahora. El fin perseguido es el mismo: el reafirmar que la radio y la televisión “del gobierno” no se convierten en medios plurales preocupados por formar, informar y entretener en vez de manipular dando realce informativo a la fuerza o fuerzas políticas que ostentan el poder y condenando al absoluto ostracismo mediático a aquellas que conforman la oposición.

Lo peor de todo es que este tipo de prácticas se han desarrollado durante tantos años en España que, por imitación, en esta sociedad 3.0 que ahora disfrutamos vivimos rodeados de plataformas de comunicación, redes sociales y grupos de conversación en nuestros teléfonos móviles en los que el respeto por quien opina distinto brilla por su ausencia. El maniqueísmo se ha impuesto al respeto a la pluralidad. El que ve las cosas negras no acepta a quien las ve blancas y considera iluso a quien apuesta por la gama cromática del arco iris.

En este país hemos tenido, tenemos y, me temo que seguiremos teniendo, la radio y televisión “del Gobierno” y las radios y televisiones “de los gobiernos regionales.” No obstante, siempre habrá quien diga que una de las acepciones del adjetivo “público” en el diccionario de la RAE ampara que podamos hablar de “medios públicos” por el mero hecho de que pertenezcan “al Estado o a otra Administración”. Con todo, dado que otras de las acepciones del término no acaban de cumplirse en la situación que nos ocupa, casi mejor evitar tal adjetivo para no devaluarlo.

23 sept. 2018

Comunicado de la Asociación de Informadores de Elche

La Asociación de Informadores de Elche (AIE), tras tener conocimiento del acuerdo del Consejo de Administración del Elche CF SAD de prohibir el acceso al Estadio Martínez Valero del periodista de la emisora COPE Elche  Jerónimo Tormo, expresa su rechazo total a tal medida y exige su inmediata supresión. 

Dicho acuerdo ataca frontalmente los derechos de información y expresión recogidos en la Constitución Española y puede interpretarse como un intento de acallar críticas e informaciones que no gustan a determinados directivos.

En el escrito enviado por el Club a la emisora se le atribuyen al periodista comportamientos profesionales que, si el club considera que faltan a la verdad, el rigor y la ética periodística exigible a todo profesional y medio informativo, tiene a su disposición los tribunales de Justicia, pero nunca aplicar un veto que conculca un derecho fundamental de profesionales y ciudadanos, y daña la pluralidad informativa que debe caracterizar toda sociedad democrática.

Si el Elche CF SAD “respeta profundamente las libertades de prensa”, como indica en su comunicado, debe demostrarlo dejando sin efecto de manera inmediata la prohibición y permitir al periodista acceder libremente al estadio y ejercer libremente su actividad profesional.

La Junta Directiva de la AIE

22 sept. 2018

Consejos vendo que para mi no quiero

En unos días protagonizados, informativamente hablando, por las tesis y másters de “todo a 100” y por la más que probable exhumación del dictador Franco, el Consejo de Administración del Elche CF ha querido de aportar su granito de arena al respecto. 

Como si de cierta universidad madrileña se tratara, los mandamases del Elche CF se arrogan la potestad de ir repartiendo carnets de buen y mal periodista y, por supuesto, de decidir los límites de lo que es o no libertad de expresión emulando a un sátrapa de manual. Con este perfil tan omnipotente no extraña a nadie que, por lo que se está evidenciando últimamente en redes sociales, se autootorgaran una concesión para tener una radio en fm que pudieran controlar al 100%. 

Eso sí, la deontología pregonada sólo la aplican cuando interesa. En una Junta de Accionistas un consejero engreído y arrogante puede insultar a un accionista y nadie se rasga las vestiduras. Como el grado de desfachatez en los despachos antes nobles de esa entidad otrora ejemplar sube como la espuma cada minuto que pasa, alguna cabeza pensante decidió ayer enviar una misiva al director de Cope Elche, José María Priego, para indicarle que el responsable de deportes de la emisora, Jerónimo Tormo, tenía vetado el acceso a las instalaciones del Elche CF por ser muy mal chico y no copiar al dictado de quien manda en el Martínez Valero. El escrito, por cierto, no pasaría los análisis de los famosos programas Turnitin y PlagScan sin ser tachado de plagio puesto no deja de ser, en un alto porcentaje, un generoso copia-pega de principios teóricos de la buena práctica del periodismo que, según el Consejo de Administración del Elche CF, incumple a diario el citado informador. Eso sí, si esos códigos se incumplen para aplaudir y agasajar a los que mandan, no pasa nada, está absolutamente justificado. 

Con este panorama era de esperar que la reacción popular fuera abrumadoramente contraria a la dictatorial medida y que haya llovido (sobre mojado y sobre un material repelente) una ingente cantidad de opiniones negativas hacia los “ofendidos” consejeros. La crítica hacia la medida tomada por el Elche CF por parte de profesionales de la información deportiva, tanto a nivel local, provincial y nacional ha sido prácticamente unánime; en algunos casos metida con calzador y huyendo del apoyo explícito a Tormo no sea que luego los Consejeros le tiren de las orejas a alguno o dejen de anunciar sus negocios y los de sus amigos en sus medios. Sigue siendo chocante que, tras muchas horas desde que se conociera esta decisión, la asociación de informadores de la ciudad no haya hecho público ningún comunicado al respecto.

Con todo, lo más sorprendente es que el escrito en ningún momento contempla que se vayan a tomar medidas legales para defender la honorabilidad de quienes pudieran sentirse víctimas de las supuestas manipulaciones y tergiversaciones de Tormo. Quizás no sea tan sorprendente; con la misma facilidad que un Consejero se pone el traje de profesor e intenta dar una clase de contabilidad al “inculto populacho” que acude a las Juntas de Accionistas, ahora se ponen el de Catedrático de Ciencias de la Información o el de Juez, si fuera necesario. ¿No estaremos ante una cortina de humo para dejar en un segundo plano asuntos determinantes para el futuro inmediato de la entidad? Lo cierto y verdad es que Cope Elche, la emisora de programación convencional más escuchada de la ciudad según el último EGM, seguramente sumará más oyentes a raíz de esta rocambolesca decisión del Consejo de Administración del Elche CF. Como rectificar es de sabios, no se atisba ninguna intención por parte de “los amos” del Elche CF de hacer que las aguas vuelvan a su cauce. 


7 sept. 2018

À punt, la radio pública valenciana, mejora su cobertura


En los próximos días está previsto, según fuentes del ente público valenciano, que se complete la red de repetidores que difunde la señal de À punt en frecuencia modulada.

Si se cumplen los plazos anunciados, en unos días, en nuestra zona, se activarán los repetidores de la Sierra de Aitana (103.0 FM) y Sierra de Crevillente (98.4 FM) que completarán la cobertura que ya ofrecen los emisores que se encuentran en activo, Elda (96.5 FM) y Hurchillo-Orihuela (100.5 FM). De igual manera, el plan contempla la renovación de los equipos en aquellos repetidores que llevan funcionando desde el inicio de las emisiones de la resucitada radio pública valenciana.

La puesta en marcha de la frecuencia 103.0 desde Aitana obligará al cese de emisiones (o cambio de frecuencia) de la emisora musical anglófona Radio Donna que emite desde la zona de Torrevieja. Por su parte, la frecuencia 98.4 de Crevillente tendrá que lidiar con la señal residual de la segunda frecuencia de la emisora musical lorquina Azul FM que emite desde la sierra murciana de Carrascoy.

En el momento de redactar este texto, las emisiones de À punt desde Elda llegan con el rds desconfigurado, una anomalía que se originó hace ya varias semanas y que debería quedar solucionada cuando se instalen los nuevos equipos emisores. 

Por otro lado, la señal de À punt a través del repetidor de Hurchillo ha cambiado en las últimas horas el PS de su RDS que ahora muestra la denominación de la emisora en minúsculas cuando antes lo hacía en mayúsculas. En cuanto a la señal de audio, el retardo con respecto al repetidor de Elda es de milisegundos, lo cual permite asegurar que ya no se nutre del canal de radio de la emisión de TDT sino que recibe enlace directo a través de la red propia de la CVMC.